LA MARINA PLAZA

Corts Valencianes Actes del 9 d'Octubre
Periodismo, pase lo que pase

Personajes de la Rectoría: Joaquín Ballester Lloret, Mecenas y Cofundador de Fontilles y Alcalde de Gandia (II)

Carlos Cardona Doménech, Sagra. Autor de un blog sobre la Rectoria.

 

PERSONAJES DE LA RECTORÍA – TORMOS (II):

Joaquín Ballester Lloret
Mecenas y cofundador de Fontilles
(Tormos, 1865 – Gandia, 1951)
Capítulo Segundo

D. Joaquín Ballester Lloret, en el transcurso de su dilatada vida, realizó numerosas facetas tan dispares como las de político, voz de los sin voz, defensor de los obreros, activista social, agricultor, empresario, economista, mendicante voluntario, benefactor incansable, luchador contra la usura, favorecedor del ahorro y, sobre todo cofundador de Fontilles. Ya que la construcción del Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles, fue una iniciativa pionera en su tiempo, para dar respuesta a la enfermedad de la lepra que afectaba a muchas personas en nuestra tierra.

Joaquín Ballester Lloret

Joaquín Ballester Lloret

Como se describe en el capitulo primero, Joaquín Ballester nació en Tormos (Alicante) el 14 de diciembre de 1865, y de muy joven se trasladó con su familia a la población de Gandia, donde cursó sus estudios básicos en el colegio de los Escolapios hasta los diez años, trasladándose posteriormente a Valencia, donde completo su formación y bachillerato en lo que hoy es el Instituto Luis Vives, posteriormente continuaría ampliando sus estudios universitarios hasta la obtención de la Licenciatura en Derecho.

Durante el transcurso de sus años de estudiante en la Universidad, conoció y colaboró con el jesuita Antonio Vicent Dolz, padre del movimiento social cristiano y activo propagandista católico, esta colaboración de Joaquín Ballester con el jesuita castellonense supuso el inicio de una dilatada trayectoria dentro del catolicismo social.

Al terminar sus estudios volvió a Gandia, iniciando un gran vínculo en proyectos afines al catolicismo social en las comarcas de su entorno, la Safor de Gandia y en la Marina Alta de Denia. Joaquín Ballester desde 1894 estableció una gran relación y amistad con el jesuita padre Carlos Ferris Vila, de la cual se inició una intensa colaboración que fruto de esta, se crearían entre otras el Círculo Obrero Católico de Gandía. El 23 de abril de 1900 junto a su entrañable amigo y compañero Carlos Ferris, intervino en la fundación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gandía, iniciando su actividad con un capital de 13.500.- pesetas. Sobre 1903, participó intensamente en la creación de sindicatos católicos y cooperativas para los trabajadores y agricultores que apenas ganaban para sobrevivir. Creando también en las mismas unos depósitos de abonos, con la finalidad de que los labradores no tuvieran que hipotecar previamente sus cosechas para poder pagar los abonos, porque les aplicaban unas cargas e intereses excesivos, de lo cual en 1903 se constituiría el Gremio de Labradores. Este mismo año es nombrado presidente de la cooperativa La Unión Católica Gandiense, animando a los labradores a comprar las tierras que trabajaban, por las que pagando el doble del arrendamiento, la propiedad de las tierras fuera de ellos 15 años después. En 1905 se formó la Unión Católica Gandiense, la Caja de Crédito Popular y otras entidades. Y en su comarca natal de la Marina Alta,  la colaboración de ambos fructifico con la promoción y construcción del Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles.

Ajuntament de Gandia

Ayuntamiento de Gandia

A finales del año 1923, durante la dictadura del General Miguel Primo de Rivera, Joaquín Ballester fue nombrado primer teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Gandia, confiándole el cargo de concejal de Hacienda y Fiestas. En 1924 por motivos de salud, dimite el alcalde de Gandia D. José Iranzo Rodríguez y en la sesión plenaria celebrada el 8 de julio del mismo año, es nombrado Alcalde Joaquín Ballester por 13 votos de los 16 posibles, encabezando la corporación municipal de Gandia hasta el 22 de febrero de 1926. Durante su corto periodo de tiempo al frente del Ayuntamiento de Gandia, atacó la blasfemia y la subcultura, así como los proyectos de dudosa moralidad.

Una de las mayores preocupaciones del nuevo alcalde fue la de impulsar numerosos proyectos como la mejora del camino de Gandia al Grao con su ampliación y empedrado convirtiéndolo en una carretera, pues este camino soportaba un intenso tránsito de camiones cargados de naranjas, ya que en época de lluvias, se formaba en la misma un lodazal debido a que Gandia distribuía naranjas a toda España y exportaba al extranjero por vía marítima, y con la finalidad de realizar dicho proyecto, el alcalde  Joaquín Ballester, se desplazó a Madrid con la objeto de entrevistarse con el ministro de Obras Públicas, el ingeniero de caminos canales y puertos D. Rafael Benjumea y Burin, Conde de Guadalhorce para pedirle una mejora sobre la carretera antes mencionada. Pocas semanas después vio culminada su negociación, pues apareció publicado en el periódico la Gaceta, el anuncio del adoquinado o empedrado de la anteriormente mencionada carretera de Gandia al Grao.

Poco tiempo después, Joaquín Ballester de nuevo volvería a Madrid para pedir la mejora del ferrocarril de vía estrecha de Carcagente a Dénia por Gandia. Ya que el ferrocarril había comenzado a funcionar en España durante el año 1864, como un tranvía con tracción animal, y tras un largo proceso en el que las concesiones del ferrocarril cambiaron sucesivas veces de empresarios, en 1884, se realizó la prolongación hasta Dénia. Pero viendo el alcalde las nuevas innovaciones que había alcanzado en 1925 el ferrocarril, aprovechó los viajes a la capital, para solicitar su actualización y cambio por el ferrocarril de vía ancha. Estuvo negociando este proyecto durante bastante tiempo de despacho en despacho para la mejora del mencionado tren, pero este proyecto no llegó a lograrlo. Este ferrocarril de vía ancha no llegó a Gandía hasta el año 1972. Pero la prolongación de vía estrecha de Gandia, Oliva, Molinell, Vergel, Palmar, Dénia, que después de 90 años de funcionamiento, dejó de existir el 10 de febrero de 1974.

Fuente del Passeig de Germanies de GandiaJoaquín Ballester proyectó en la población de Gandia nuevas aceras, así como la realización de una gran fuente en el Paseo de Germanías, e inició el proyecto del alcantarillado de la población, que se construiría mucho más tarde. Realizó con un bajo presupuesto un nuevo alumbrado público. Con relación a la gestión del alumbrado, D. Joaquín tuvo una enorme alegría al recibir una carta del entonces Director General de la Administración, D. José Calvo Sotelo, en la que decía:

“Hay detalles como el del ahorro en el alumbrado eléctrico, que constituyen por si solos, el mayor elogio, así como el acto de rendir cuentas espontáneamente de las gestiones realizadas, revela de un lado, la legitima satisfacción de los administradores fieles al mandato recibido, y de otro,  al respeto debido al pueblo que rigen”

En 1926 se complicó la situación política, presentándose a primeros de año en el Ayuntamiento de Gandia un delegado de Gobernación, el cual el 22 de febrero de ese mismo año destituyó en bloque a toda la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Gandia, nombrando un nuevo equipo de gobierno más acorde con las ideas políticas del momento.

Cesado Joaquín Ballester como Alcalde y liberado de sus cargos públicos al frente del ayuntamiento, finalizó su trayectoria con la conciencia tranquila, ya que al inicio de su mandato encontró la caja prácticamente vacía y al finalizar, después de realizar los proyectos anteriormente mencionados, entregó a su sucesor la no despreciable cantidad de 107.489´24.- pesetas, pues la gestión de Joaquín Ballester al frente del ayuntamiento, destacó por su integridad y persona de intachable lealtad e incansable negociador. A partir de estos momentos, Joaquín Ballester, en el plano profesional se centró en la atención del Sanatorio de Fontilles, en la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gandia y sus sucursales, al servicio de los pobres y enfermos, defendiendo a los trabajadores de la usura de la burguesía que a duras apenas ganaban para sobrevivir y especialmente a los labradores, cuya vida y penuria conocía perfectamente debido a sus orígenes.

Durante la Segunda Republica, fue uno de los mayores dirigentes provinciales de la Derecha Regional Valenciana y candidato a Cortes en diversas elecciones. Debido a estas circunstancias y a su relevancia dentro del catolicismo social en la derecha católica valenciana, en 1935, creyó que estos hechos entrañaban un peligro potencial para su integridad física temiendo por su vida, por lo que decidió exiliarse y marcharse con la familia y sirvientes a la vecina localidad de Vila Viçosa en Portugal por motivos personales ineludibles. Según se desprende en la redacción de un contrato privado de compraventa, extendido de su puño y letra, en el cual expone textualmente: (1)

“teniendo que marchar a vivir al extranjero con la familia y sirvientes, vendo parte de mis propiedades, para mis atenciones en el extranjero”.

En Tormos a quince de diciembre de 1935.

Firmado: D. Joaquín Ballester Lloret, vecino de Gandia.

Al terminar en 1939 la Guerra Civil Española, Joaquín Ballester regresa a Gandía y se reincorpora a los cargos que tenía con anterioridad a julio de 1936 como presidente de la Junta de Gobierno de la Caja de Ahorros de Gandía y del sanatorio de Fontilles. En diciembre de 1948, el Gobernador Civil de la provincia de Valencia lo condecora con la Gran Cruz de la Orden de Beneficencia.

Después de la incautación del Sanatorio durante la Republica, en el período comprendido entre 1939 y 1975, fue un periodo político y social centrado en un poder personal, con restricciones de las libertades públicas (partido único), sindicales (nacionalsindicalismo) e individuales, con una política social basada en el socialcristianismo, volviendo de nuevo asumir la administración del Sanatorio los Jesuitas, y los cuidados e higiene corporal de los enfermos lo realizaban las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada. Aunque en el año 2014, de nuevo tuvieron que abandonar el Sanatorio los Jesuitas y las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada.

Proceso de beatificación de Joaquín Ballester

Proceso de beatificación de Joaquín Ballester

Joaquín Ballester Lloret, fue un hombre comprometido que se adelantó a su tiempo por su trabajo social y solidario, desde su posición de abogado, alcalde de Gandía y candidato a diputado en Cortes, defendió a los más necesitados, y con una enorme fe en la Providencia, dedicó grandes sumas de dinero de su peculio personal a la causa, llegando, incluso, a mendigar de puerta en puerta para conseguir recursos, superó enormes dificultades, rechazos, amotinamientos. Además, hasta el final de sus días, estuvo atendiendo a los más necesitados y a ellos dedicó también sus últimas obras con la construcción de casitas para obreros sin recursos en el Balneario de Benassal (Castellón) y el preventorio de Nuestra Señora del Amparo en Gandía.

Desde la muerte de Joaquín Ballester Lloret hasta nuestros días, desde las filas del catolicismo se ha pedido su beatificación, este proceso se inició el 20/04/2003, día en que el Arzobispado de Valencia monseñor Agustín García Gasco, anunció la apertura de la causa de canonización del que fuera alcalde de Gandía (Valencia) y cofundador del Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles (Alicante) D. Joaquín Ballester Lloret.

El acto de apertura de la causa tuvo lugar, el 21 de junio en el Palacio del Santo Duque de Gandia, según indicaron fuentes de Fontilles y de la delegación diocesana para las Causas de los Santos. Joaquín Ballester, junto al padre Carlos Ferris, que fundó el Sanatorio de San Francisco de Borja de Fontilles en 1902 en el término alicantino de Vall de Laguard, el único sanatorio de leprosería de Europa que hoy sigue dedicado a la atención de leprosos.

Ver información más detallada y extensa: http://cardonan6.blogspot.com.es/2015/02/joaquin-ballester-lloret-mecenas-y.html

(1) Fuentes consultadas:

  • Revista Fontilles. Año 1932. Jesús Peraltas. p. 11; y 332-335.- Revista Fontilles. 1999. José Terencio De Las Aguas, p. 59.
  • Joseph Bernabeu Mestre y Teresa Ballester Artigues. “Lepra y sociedad en la España de la primera mitad del siglo XX”. La Colonia
  • Sanatorio de Fontilles y su proceso de intervención por la segunda República
  • Garrido Herrero, Samuel: El sindicalisme católic a La Safor. 1900-1936.
  • Lull Carrió, José.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.