LA MARINA PLAZA

Corts Valencianes Actes del 9 d'Octubre
Periodismo, pase lo que pase

Personajes de la Rectoría (I): D. Joaquín Ballester Lloret, Mecenas y Cofundador de Fontilles y Alcalde de Gandia

Carlos Cardona Doménech, Sagra. Autor de un blog sobre la Rectoria.

 

Introducción a la serie Personajes de la Rectoría

La Rectoría, es una subcomarca de la Marina Alta, integrada por los pueblos de Sanet y Negrals, Benimeli, Ráfol d´Almúnia, Sagra y Tormos.

La historia de nuestros pueblos lo protagonizan las personas que los forman,  entrañables personas para los que convivieron con ellos en su momento, pero el transcurrir de los años, solamente son recordados en determinados círculos muy concretos y postergados muchos de ellos a la indiferencia o a la envidia por sus propios vecinos.

Pese  lo cual, nunca es tarde, para que los actuales convecinos, rindamos un pequeño homenaje a la memoria de las personas, hijos y vecinos de los pueblos de la Rectoría, personas que de forma altruista y sin cobrar nada a cambio, contribuyeron a enaltecer la historia de sus pueblos difundiendo sus raíces.

PERSONAJES DE LA RECTORÍA – TORMOS (I):

Joaquín Ballester Lloret
Mecenas y cofundador de Fontilles
(Tormos, 1865 – Gandia, 1951)
Capítulo Primero

Es de destacar en la población de Tormos, la ilustre persona de D. Joaquín Ballester Lloret, hijo del abogado D. José Joaquín Ballester Mut y de Felipa Lloret Marco, que nació en Tormos un 14 de diciembre de 1865, siendo bautizado al día siguiente 15 de diciembre por el vicario D. Salvador Mut en la Iglesia de San Luis Beltrán, según se describe en los Quinque Libri, Tomo 4, pág. 53, num. 23.

“En el lugar de Tormos, anejo a Ráfol de Almunia, provincia de Alicante y Arzobispado de Valencia, a los 15 días del mes de diciembre del año de mil ochocientos sesenta y cinco; yo Don Salvador Mut, vicario de esta iglesia de San Luis Beltrán, bautice solemnemente a un niño que nació ayer a las siete horas de la mañana, hijo legitimo de Don Joaquín Ballester, natural de Tormos, y Doña Felipa Lloret, de Valencia, consortes y vecinos de Valencia…”

D. Joaquín Ballester Lloret

D. Joaquín Ballester Lloret

Joaquín Ballester, de muy joven se trasladó a Gandia, cursando sus estudios básicos y bachillerato en el colegio de los Escolapios. Posteriormente se trasladó a Valencia, donde completo su formación en lo que hoy es el Instituto Luis Vives, hasta la obtención de la Licenciatura de Derecho, volviendo de nuevo a Gandia.

Joaquín Ballester, abogado y agricultor de la Marina Alta, fue un hombre de gran convicción católica, emprendedor, perseverante, bondadoso, benefactor e incansable luchador contra la usura, que vivió con la ilusión de hacer el bien al prójimo. Fue una persona entrañable para los que convivieron con él en la primera mitad del pasado siglo XX de la vida valenciana, y en la actualidad, solamente  es recordado en determinados círculos muy concretos.

Padre D. Carlos Ferris Vila

Padre D. Carlos Ferris Vila

Joaquín Ballester, junto a su compañero y amigo el Padre Carlos Ferris Vila, fueron los promotores de la construcción y fundación del Sanatorio de Fontilles. Este extraordinario acontecimiento se inició el 15 de noviembre de 1902, fecha en que se constituyo el Patronato San Francisco de Borja en la ciudad de Gandía, y los estatutos del recién constituido Sanatorio de Fontilles, fueron aprobados por las Autoridades Civiles y Eclesiásticas, los días 19 y 20 del mismo mes. Y el miércoles 22 de abril de 1903, tuvo lugar en la casa social de la Unión Católica Gandiense, la primera reunión constituyente del Patronato de Fontilles.

La construcción del mencionado Sanatorio de Fontilles, no estuvo exento de grandes problemas y dificultades, pues el doctor Pedro Ruano Llopis de Ondara, el abogado y periodista de Pego D. Camilo Pérez Pastor, así como un sector de vecinos de las poblaciones próximas, se oponían a su instalación, pregonando que la instalación de un sanatorio de este tipo en nuestra comarca, seria un foco infeccioso para los demás conciudadanos. Pero no sin arduas vicisitudes, el Sanatorio de San Francisco de Borja de Fontilles se instituyó.

Sanatorio de Fontilles en 1907

Sanatorio de Fontilles en 1907

Este sanatorio está situado a la entrada de Vall de Laguar, en una hondonada de unas 75 hectáreas aproximadamente, junto al castillo de Azabras “Azaharas”. Para su dirección y administración, se constituyó un Patronato, bajo la autoridad de una Junta de Gobierno con domicilio social en Gandía, la cual se renovaba cada seis años, y formada en un principio, por los señores: Juan Valier; Ramón Rovira Alandis; Luis García Guijarro; Francisco Gómez, Conde de Pestagua; Carlos Gorbl de Orellana; Fernando Núfiez Robres y el padre Ferris, nombrando como Presidente de la Junta de Gobierno a D. Joaquín Ballester. Y se nombró a Pedro Celestino Mengual, para las funciones de la gestión diaria.

Con la Real Orden de 7 de septiembre de 1908, se autoriza oficialmente la inauguración de la Colonia-Sanatorio de San Francisco de Borja en Fontilles. Autorizándose la inauguración oficial de sus funciones, para el 17 de enero de 1909, festividad de San Antonio Abad. Pero hasta el año 1917, Fontilles no contó con personal médico especializado, ejerciendo durante este espacio de tiempo el médico titular de la Vall de Laguar o de las poblaciones vecinas, con un sueldo anual de 1000 pesetas al año, obligándose a realizar tres visitas semanales. En 1917, se contrataron los servicios del dermatólogo valenciano Mauro Guillén Comín, que llegó a ser director. También el doctor D. Tomás Mut Mengual médico de Sanet, estuvo desempeñando el cargo de subdirector médico de Fontilles, desde el 15 de febrero hasta el 31 de octubre de 1919.

Fontilles 1914

Fontilles 1914

Debido a unas fugas de enfermos del Sanatorio, publicadas el 3 de agosto de 1922 por el periódico El Luchador, en 1923 la Junta de Gobierno acordó la construcción de una muralla que rodeara el sanatorio con la finalidad de evitar en lo posible dichas evasiones, su edificación finalizará aproximadamente sobre el año 1931. Esta muralla tiene unas medidas aproximadas de tres metros de altura y 3.513 metros de longitud.

Pabellón de Fontilles

Pabellón de Fontilles

A primeros de junio de 1928, el Profesor de dermatología José Sánchez Covisa, leía su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina con el titulo de: El problema social de la lepra en España. Y con la llegada de la República en el año 1931, a secuelas de las constantes críticas del insigne Profesor José Sánchez Covisa, diputado de Cuenca por el Partido Radical Socialista, las relaciones entre el Sanatorio de Fontilles y la Administración Sanitaria estatal, empezaron a deteriorarse. El periódico ABC, en su edición de la mañana del 25 de mayo, pág. 38 se publicó:

“Alicante 24, 9 noche. Ha visitado el Sanatorio de Fontilles el doctor Sánchez Covisa, en visita de inspección, para comprobar la denuncia formulada por un enfermo sobre el régimen del establecimiento. La opinión del doctor es que hay que cambiar todo el personal que presta servicio, incluso el sacerdote. Se propondrá a la Dirección general el nombramiento de nuevos funcionarios”

Diario ABC

Diario ABC del 7 de julio de 1933

El 23 de enero de 1932, el Gobierno de la República dicta un Decreto y en virtud del mismo quedaba disuelta en España la Compañía de Jesús, y a pesar de que jurídicamente, los Jesuitas no tenían ninguna responsabilidad en el Gobierno del Sanatorio de Fontilles, tuvieron que salir del mismo. En esas fechas, debido a las críticas y continuas denuncias vertidas sobre el Sanatorio, el 23 de junio, siendo presidente de la República D. Niceto Alcalá-Zamora y Torres y ministro de la Gobernación D. Santiago Casares Quiroga, Fontilles pasó a depender del Estado a través de un Decreto Ministerial, durante el periodo de la Segunda República.[1]

Al asumir el Estado el mantenimiento de Fontilles, el 24 de junio las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada que estaban al frente del cuidado e higiene corporal de los enfermos, tuvieron que abandonar la institución. Pasando la Institución a denominarse Sanatorio Leprosería Nacional de Fontilles, bajo la consideración de Institución Sanitaria de carácter público y nacional, dependiendo de la Dirección General de Sanidad. Como el Estado asumió el sostenimiento financiero y material de la institución con cargo a los Presupuestos Generales, se confiscaron todos los bienes y valores existentes de la Institución. Produciéndose el cese inmediato de la Junta del Patronato, nombrando como director del Sanatorio a Pablo Montañé. Pasados los años de la República, en un artículo publicado en la revista Fontilles en diciembre de 1942, se razona sobre las causas que motivaron la reprivatización de Fontilles a través del Decreto de 1932.

Joaquín Ballester Lloret fallece el 1 de marzo de 1951, legando a Fontilles todos los bienes que le quedaban, siendo enterrado en Gandia, y al igual que lo acontecido con su amigo, el 28 de noviembre de 1952, sus restos fueron exhumados y trasladados a Fontilles, colocándolos junto a los del Padre Ferris, reposando ambos bajo la misma lapida a los pies del presbiterio de la Iglesia de Fontilles.

Nació rico en bienes materiales y murió pobre de solemnidad. Pero fue escrupulosamente fiel a la letra del Evangelio de San Marcos (10).

Más información sobre la Rectoría en el blog de Carlos Cardona Doménech

Notas:

[1]  ABC-07[1].07.1933-pagina 006 AÑO INCAUTACION – ABC-02[1].07.1932-pagina 032 AÑO INCAUTACION

  Fuentes consultadas.

Revista Fontilles. Año 1932. Jesús Peraltas. p. 11; y 332-335.

Revista Fontilles. 1999. José Terencio De Las Aguas, p. 59.

Joseph Bernabeu Mestre y Teresa Ballester Artigues. “Lepra y sociedad en la España de la primera mitad del siglo XX”. “La Colonia Sanatorio de Fontilles y su proceso de intervención por la segunda República”.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.