LA MARINA PLAZA

Fira Ondara 2017
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: viernes, 10 octubre, 2014

‘Rosa de Altea’, rescatado el sabor del tomate auténtico

Hay épocas del año en que poder probar un tomate y que sepa a tomate de la huerta, al sabor de siempre, es casi una misión imposible. Muchos recuerdan cómo sabían los tomates que se cultivaban con mimo, esos que sí sabían a tomate y cuyas formas y tamaños eran de lo más variado. Ahora esa sensación está al alcance de la mano en la Marina Baixa y en los principales mercados del país; llega de la mano del tomate Rosa de Altea.

Esta variedad de fruta, ha renacido en el municipio alteano de la mano de dos agricultores de la comarca, Damián Crespo y Juan Martinez. Ambos han conseguido rescatar el tomate ‘Rosa de Altea’ tras haber prácticamente desaparecido, cuando hace décadas era cultivado en diferentes zonas de La Marina Baixa.

Rosa de Altea (5) [1600x1200]

Juan y Damián en el invernadero de Altea donde cultivan esta variedad.

¿Y de dónde han sacado una de esas semillas para volver a cultivar este tipo de tomate? Según explica Juan, la semilla del Rosa de Altea “se gastaba en las casas de toda la vida, pero llegó un momento que se dejó de sembrar”. La costumbre era guardar una de esas pepitas para el verano. Ellos localizaron a un hombre mayor del pueblo que todavía tenía y decidieron cultivar el tomate como antiguamente para dejar de traer las semillas de fuera.

“Hace ya un par de años que íbamos detrás de esta semilla y finalmente la conseguimos”, afirma Damián. Y cuando la consiguieron, hubo que tratarla con mimo para poder volver a cultivarla y conseguir, además, que aguante más tiempo. Para ello ha sido estudiada y tratada por laboratorios especializados.

Rosa de Altea (1) [1600x1200]Empezaron hace un año a experimentar con dos tipos de semilla y finalmente hace unos seis meses decidieron “tirarse al ruedo” con la que utilizan actualmente en dos campos: uno en Altea, donde crecen 5.000 plantas, y otro en Callosa d’En Sarrià, de donde es Damián. Allí hay otras 3.000. No conocían el rendimiento que podía darles y además reconocen que es muy difícil de cultivar. Todo el proceso lo llevan a cabo “como en Almería, con semillas de antes pero en invernaderos con técnicas modernas”.

De ellas ya han sacado más de una cosecha que prácticamente les ha desaparecido de las manos del éxito que ha tenido. De hecho, los agricultores tienen actualmente más demanda de la que pueden atender con lo que plantan. El tomate Rosa de Altea lo recogen dos veces al año, una en verano, “la más productiva”, y otra en invierno. Ahora está a punto de caramelo para empezar a recolectarlo. Su venta se alargará más allá de la Navidad.

El Rosa de Altea es un tomate que llama la atención, del que destaca en su aspecto exterior su gran tamaño, su tono rosáceo y su fina piel. En boca, prácticamente se deshace en la boca al comérselo. Además, tiene una forma irregular, es decir, ningún tomate se parece a otro que nazca en su misma mata. Y si algo lo hace diferente es que es muy dulce y no contiene nada de ácido, lo que contribuye a que aquellos que no comían este alimento por esa razón, lo puedan incorporar a su dieta.

“La gente se interesa mucho por este tomate porque es muy sabroso y carnosa, con poco ácido y porque no tiene casi piel”, explica Juan. “La abuela de un amigo ha vuelto a comer tomate después de mucho tiempo” precisamente por eso, afirma Damián. “La gente a la que que no le gustaba o no podía comer porque le sentaba mal han empezado a probarlo”.

Los agricultores distribuían el producto en una caja estándar negra con dibujos a la que añadían una pegatina de la marca Rosa de Altea. Ahora, quieren empezar a comercializarla con su propio envase de madera, “como las cajas de antes”.

Rosa de Altea (3) [1600x1200]La distribución del producto la hacen en la comarca, principalmente en la lonja de Benidorm, que es la que distribuye a los fruteros y demás clientes, pero también “repartimos algunas cajas por Altea y Callosa” y alguna a mercados como el de Alcoi. Lo demás se dirige más lejos, a los mercados de abastos en Madrid o Barcelona y al de Tarragona; desde allí ya llega a toda España. También van a empezar a vender su producto en Bilbao.

Se encargan del negocio ellos mismos, excepto en momentos puntuales de la cosecha en el que dos personas les ayudan a recolectar. Por ahora no está en su pensamiento ampliar el número de matas y la producción porque aseguran que tienen que ver cómo se comporta el mercado con la cosecha de invierno. “Hay que ir poco a poco subiendo escalones. Primero vamos a poner en marcha lo de las cajas y después ya veremos”. Aunque tienen claro que hay que ir “mejorando e invirtiendo” e introducir en cada campaña algo más.

Ambos son muy conscientes de la dificultad de su negocio y del sector en el que trabajan porque ya se dedicaban a cultivar tomates de otras variedades, pero tuvieron que dejarlo porque la competencia era asfixiante. Ahora, con el renacer del tomate Rosa de Altea, parece que han encontrado un hueco que ha hecho que su producto tenga éxito.

Mostrando 2 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Tengo la gran suerte de poder ofreceríos,con gran orgullo pues quien los prueba repite, en el restaurante donde trabajo.El único inconveniente es que no me pueden servir todos los que necesito.Un gran placer poder trabajar con este producto y poder satisfacer a mis clientes.

  2. ESTHER dice:

    Los he probado y francamente son deliciosos. Un placer para el paladar.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.