LA MARINA PLAZA

Hidraqua
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: domingo, 5 octubre, 2014

Urban Coffee, ‘frappes’ y tés londinenses en una cafetería ‘vintage’

Tomar café es una costumbre que se practica a cualquier hora del día. Beberse un cortado o un café con leche es casi indispensable a diario. Pero este producto sacado del grano de la planta con el mismo nombre tiene mil formas y sabores.

Fachada urban coffee1En Benidorm existe una pequeña cafetería donde comprobarlo. Al más puro estilo londinense se puede disfrutar de un delicioso frappe, café con hielo y nata, de casi una decena de variedades. El lugar está en pleno centro de la ciudad, en la calle Sant Antoni, y de él, de Urban Coffee, se encarga Yolanda Cao, quien descubrió este tipo de cafeterías en la capital británica.

Su hermana lleva tres años viviendo en Londres y allí Yolanda descubrió las típicas cafeterías londinenses ‘vintage’ en las que se podían pedir cafés para llevar a través de una ventana que daba a la calle decorada con un típico toldo. La propietaria ya tenía en la cabeza montar algo en Benidorm, pero no quería que fuera un negocio típico, sino “algo diferente” y que “no dejara a nadie indiferente”.

Cuando volvió de su viaje, la idea seguía rondando por su cabeza y decidió llevarla a cabo con la ayuda de su marido. Para desarrollarla encontraron a un apoyo que conocía el negocio del café, su amigo y dueño de D’Origen Coffee, una cafetería en L’Albir donde se tuesta y muele su grano. Miguel, que así se llama el propietario, aconsejó a Yolanda y le enseñó a ser barista, como se llama a aquellos que son auténticos expertos en tratar y mimar este producto para hacer maravillas con él.

Urban Coffee (1) [1600x1200]Yolanda se puso a buscar un local donde poder instalar su negocio. “Quería que fuera en el centro de Benidorm, pero no en una zona de paso o turística donde se iba a perder entre otras cafeterías y no se iba a notar la diferencia o valorar lo que hacemos”. Y encontró ese sitio en el que era muy importante que tuviera una ventana a la calle, en una pequeña vía del centro. Se puso manos a la obra para reformar el local ella misma con la ayuda de su marido, que es decorador. “La inversión no ha sido mucha y haciéndolo nosotros hemos hecho lo que queríamos”.

A esas tradicionales cafeterías ‘vintage’ que solo sirven a través de una ventana Yolanda le ha añadido un pequeño espacio con mesas y sillas para que no solo los clientes se lleven el café o cualquier producto de los que prepara, sino que puedan sentarse tranquilamente a disfrutar de él. Aunque es cierto que está más enfocado al conocido take away,  como los ingleses.

El nombre de ‘Urban Coffee’ no era el primero que tenían en mente. Pensaron llamarlo ‘Stepping’, pero la traducción (‘Pisando’) no les convenció. Así que eligieron algo fácil y que se recordara: ‘Café Urbano’.

El café es el principal protagonista. Utilizan el les suministra su amigo Miguel de ‘D’Origen Coffee’ y con él hacen desde las conocidas variedades de cortados o cafés con leche hasta los frappes, un producto que está teniendo mucho éxito desde que abrieron hace cuatro meses. Éste es una mezcla de café con hielo, leche, azúcar y un sabor a elegir entre chocolate, vainilla, coco o fresa, entre otros. Todo mezclado y rematado con nata. Y juega con ventaja, ya que el café con sabores no suele encontrarse en ningún sitio. “Buscamos ponerle algo al producto que le diera una pincelada para hacerlo diferente”.

Además Yolanda hace batidos naturales con fruta fresca, smoothies, banoffles (una especie de tartaleta con plátano, galleta triturada, dulce de leche y nata) y una bebida denominada ‘Morir Soñando’, típica de Santo Domingo y que se hace con zumo de naranja, vainilla y leche evaporizada. Una especie de batido o granizado. También tiene pasteles de zanahoria o muffins, tan típicos ingleses, pero sin dejar de lado las tostadas para el desayuno por la mañana que “tanto nos gustan a los españoles”.

Urban Coffee (4) [1600x1200]Pero en ‘Urban Coffee’ no podía faltar el té inglés, que “viene directamente de Reino Unido. Son naturales y bio degradables”. Y para que su negocio tuviera un reclamo en los primeros meses introdujo la ‘hora happy’ por las tardes que se podrá disfrutar hasta final de octubre con la mayoría de todos estos cafés y batidos a un euro entre las 16.00 y las 18.00 horas.

Durante estos cuatro meses el negocio ha despegado, asegura Yolanda, “más de lo que esperaba”. Su publicidad se basa en las redes sociales pero se ha dado cuenta que lo que más funciona es “el boca a boca”. Y lo ha conseguido ya que hay clientes que llegan a desplazarse a propósito para tomarse su café. “Hay una gestoría en la Cala que todos los miércoles vienen con una caja para llevarse unos 10 frappes”.

Por ahora Yolanda dice que no piensa en ampliar el negocio, pero no lo descarta en un futuro, sobre todo si su hermana vuelve de Londres. Lo de convertirlo en franquicia tampoco le convence. En lo que piensa es en introducir variedades como los Milkshake, helados de nata con sabores como galleta, o uno con café al que podría ponerle el nombre del negocio. Habrá que esperar a ver qué novedades llegan a Urban Coffee.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.