LA MARINA PLAZA

Mezquida Denia plagas mosquitos ingeniería
VOLEM EL TREN
Publicado: Lunes, 21 Julio, 2014

Empresas singulares: Tutti Confetti, el prestigio del diseño y la ilustración

LA MARINA PLAZA continúa con esta sección dedicada a pequeñas empresas caracterizadas por su singularidad con la entrevista a Marta Colomer. Ella es Tutti Confetti, un proyecto que responde a otro modelo muy en boga en esta época, el de los creadores que de una forma solitaria ponen en marcha un proyecto comercial, al que deben dedicar, como auténticos hombres o mujeres orquesta, tiempo y esfuerzo para crear, pero también para gestionarlo, promocionarlo…

Sin duda, una labor dura y solitaria, con escasas ayudas institucionales o formativas para adquirir nuevos conocimientos, pero al mismo tiempo ilusionante por tener la impronta de aquello que se realiza con mimo, pasión y cariño. Por estos caminos transitó Marta Colomer y Tutti Confetti hasta conseguir, tres años después, un importante número de seguidores, prestigio y encargos internacionales.

  • “Siempre digo que Tutti Confetti fue fruto de la crisis, ya que  nació al quedarme sin trabajo y no encontrar alternativas laborales.”
  • “Escribo dibujos o historio pinturas. Lo que tengo claro es que mis ilustraciones acaban teniendo varias interpretaciones.”
  • “La gente que  me sigue desde el principio y me ha visto crecer se siente parte de una familia. Sin ellos, esto no hubiese sido posible”

 

Marta ColomerCuéntanos cómo surgió Tutti Confetti

Tutti Confetti no nació de una forma premeditada. El tiempo y las circunstancias han ido marcándome las pautas de por dónde debía ir. Está claro que he trabajado mucho, que ha sido intenso el trabajo en las redes sociales y, por supuesto, ha sido clave el apoyo de la gente, en realidad son los que me ha ido conduciendo hacia lo que hoy en día es Tutti Confetti.

Siempre digo que Tutti Confetti fue fruto de la crisis, ya que  nació al quedarme sin trabajo y no encontrar alternativas laborales. Entonces, decidí diseñar unos personajes, completados cada uno por una historia breve, que fui subiendo a un blog sin saber exactamente qué iba a hacer con ellos.  Una persona que los vio se puso en contacto conmigo y me pidió que realizara uno de su hija. Yo me asusté, porque yo de dibujar lo justo, pero se lo hice y le gustó. Pues bien, esta chica tenía un blog bastante conocido y publicó la ilustración. A partir de entonces empecé a recibir encargos. Además, como ya tenía mucho trabajo hecho, empecé a venderlo como láminas.

Luego se puso en contacto conmigo Monday2friday una agencia de Barcelona para licenciar a los Tutticonfetti como marca. Desde entonces todo ha ido creciendo y todavía no sé dónde llegará. Soy consciente de que se va a quemar, y que llegará un punto en que esto no interesará, pero mientras guste… Ya llevo 2 años y medio.

De momento, todo me ha sonreído. En la época en la que estamos, ya  puedo estar contenta.

Agenda Tutti Confetti¿En qué campos del diseño trabajas?

Con Tutti Confetti abarco diferentes terrenos. Parte de mis encargos son ilustraciones para editoriales y revistas. Por otra parte están también las licencias para productos, publicidad, pero, en estos momentos lo que más me ha funcionado son los retratos personalizados, que lamentablemente ya no hago por que me quiero centrar en otros proyectos.

¿Cuáles han sido tus trabajos más significativos hasta ahora?

Los trabajos que más repercusión pública han tenido son las licencias para productos. Por ejemplo, he diseñado nórdicos y sábanas para una empresa textil, que comercializa en toda Europa. También he realizado ilustraciones a través de una agencia de publicidad Neoyorkina, para una agencia de viajes llamada Hipmunk.

Mis últimos trabajos son un juego de cartas para Fornier, que acaba de salir ahora, y mochilas con su papelería que espero verla en las tiendas para septiembre. En realidad he realizado productos muy variados, piruletas de chocolate para Singular Chocolat, extintores para fire-desing una empresa francesa, mecheros de clipper también para Francia. Es curioso, para el mercado francés estoy realizando bastantes productos, a pesar de no tener ningún seguidor de allí en mis redes sociales.

En cuanto a mi trabajo editorial, he realizado ilustraciones para diferentes revistas, blogs y fanzines.  Por  ejemplo para la revista de cocina alemana Lecker, para la holandesa Flow o  la revista española Kirei, y un pequeño fanzine para Paiorfa editorial, una mini editorial que edita fanzines para niños. Además, todos los meses hago ilustraciones para un blog, Mipetitmadrid, que habla sobre Madrid.

En Dénia también se pueden ver algunos de mis trabajos. En la Librería Públics hay un par de ilustraciones mías que identifican secciones de libros. En la Tienda de Arreglos de Patricio Ferrandiz mis dibujos son los protagonistas del escaparate. Es un trabajo que hice cuando todavía mi proyecto no era más que una semillita, y del que estoy muy orgullosa. Elia, la dueña, me vino a buscar, ya que había conocido trabajos míos a través de la web.

Tutti ConfettiLas ilustraciones personalizadas fueron los primeros trabajos que realizaste. Cuéntanos en qué consisten.

La verdad es que realizado bastantes, hay mucha gente que me conoce por ellas. Realmente las ilustraciones personalizadas han funcionado gracias al boca a boca. Además me dan mucho juego promocional. La gente cuelga los diseños que les hago en su blog o en facebook, yo lo comparto en mi página y nos retroalimentamos.

Los que quieren una ilustración me envían un par de fotos de su familia y me cuentan un poco su historia. Con ello hago unas ilustraciones muy básicas, pongo a los personajes frente a frente, y les pongo un atrezzo según la afición o el oficio que tengan. Por ejemplo una tabla de surf, un ordenador si son informáticos…

Cuando recibo una petición, siempre advierto que no hago retratos. Me fijo en ciertos detalles de los clientes, como el perfil o el nacimiento del pelo. Así y todo, me he encontrado clientes que me han dicho que no se parecen y me envían un montón de fotos para que lo compruebe. Pero mis ilustraciones no son retratos, insisto, si lo fueran dejarían de ser Tutti Confetti. Ha habido quien incluso ha querido que les pusiese boca, pero con ella mis personajes quedan muy  infantiles, parecen dibujitos para niños

De todas maneras, creo que mis seguidores conocen muy bien lo que yo hago, mi estilo, y es lo que esperan de Tutti Confetti cuando me realizan un encargo. En alguna ocasión he realizado ilustraciones diferentes, para mí incluso más chulas, pero al cliente, cuando la ha visto, no le ha gustado tanto. Bueno, pues más fácil para mí.

Las ilustraciones personalizadas que más me han gustado a mí son aquellas en las que el cliente me ha contado más de los retratados. Creo que la clave está en lo que quiere el cliente y  yo, por mi parte,  siempre me esfuerzo  en  acercarme a ello.

Frente a estos trabajos más personales, están los encargos que realizas para productos o para publicidad. ¿En qué faceta te encuentras más cómoda?

Trabajar para agencias de publicidad me resulta complicado. Te exigen cosas con las que una puede no estar de acuerdo, como por ejemplo, poner mis personajes de frente. Les contestas que no puede ser, que siempre van de perfil. Y te replican que el cliente los quiere de frente. Bueno, pues entonces, que se busquen otro ilustrador. En alguna ocasión he tenido que ceder y hacer este tipo de concesiones. Luego ni siquiera lo colgué en Facebook o en el blog, porque no me gustó el resultado, me parece que no soy yo.

Claro, yo soy Tutti Confetti, no soy ilustradora. Siempre lo digo, yo soy una diseñadora gáfica. Por eso mi obra tiene más de diseño gráfico que de ilustración. Supongo que muchos ilustradores no me considerarán como tal. Ni siquiera dibujo bien a mano.

La forma de ser y hacer de Tutti Confetti

 Tutti Confetti¿Cómo definirías tu estilo?

Siempre digo que Tutti Confetti es complejamente simple. Me gusta que mis ilustraciones tengan detrás algo más, como un trasfondo, a veces incluso busco también que haya crítica detrás de la imagen.

Juego con colores básicos, con una reducida gama de colores. Todos mis personajes son iguales, parten de la misma base, pero les voy cambiando el pelo y la ropa. Algo que los distingue es que no tienen boca.

En ocasiones me han comentado que suelen estar tristes, pero yo creo que no, que están como cada uno los ve, si tienes el día contento, los ves contento …

Intento cuidar mucho la imagen. Soy muy maniática en esto. Por ejemplo cuando un diseño mío se aplica a un producto, la empresa me debe enviar exactamente cómo va a quedar. Para mí son como mis hijos, y cuando estén en las tiendas, deben estar como yo quiero que estén o prefiero no hacer el trabajo.

Tutti ConfettiEn tus ilustraciones destaca la relación entre el dibujo y el texto que lo acompaña. Cuentas breves historias sugerentes, abiertas a la interpretación del lector.

En el proceso de creación primero realizo la ilustración y después le escribo el texto según lo que me inspire el resultado, lo que más me cuesta y menos me gusta es concretar la historia, porque no soy escritora. Pero me parece que sin el texto, la gente no lo seguiría igual. También es cierto que hay una parte del público que viendo el dibujo sólo ya se conforma. Pero me parece que al público al que quiero dirigirme le gusta que haya una historia.

De alguna manera escribo dibujos o historio pinturas. Lo que tengo claro es que mis ilustraciones acaban teniendo varias interpretaciones, y la que realizan muchos lectores muchas veces no tiene que ver con la mía.

El proyecto Tutti Confetti

Tutti Confetti responde al modelo de empresa de un creador que por necesidad monta un proyecto como autónomo, con una estructura básica.

Sí, pero, por la actividad que tengo, mucha gente se piensa que detrás de Tutti Confetti hay una empresa, cuando realmente he estado sola todo este tiempo, aunque desde hace unas semanas tengo nuevo ayudante que aunque está aprendiendo, tengo claro que me va a ser muy útil, es como tener un becario en casa que hace un poco de hombre orquesta, desde ir a correos a contestar los mails o escribir entradas para el blog, pasando por bajar a comprar o hacer la comida, obviamente se trata de mi pareja, todavía no soy tan perversa (risas).

En cuanto a mi preparación estudié publicidad, aunque nunca he trabajado en ello, sino como diseñadora gráfica. Ahora me he dado cuenta de lo que me ha servido haber estudiado publicidad y tener nociones de marketing, de estudio de mercado, comunicación… Sin duda me ha sido muy útil para poder emprender este proyecto sola.

¿Cómo viviste los momentos iniciales, cuando arrancaba el proyecto?

Siempre he confiado mucho en Tutti Confetti. Cuando se me ocurrió el nombre, ya tenía el personaje creado. Pues bien, al día siguiente ya estaba registrando la marca, que me costó 180 €, un dinero que casi no tenía en ese momento, pero estaba segura de que el proyecto iba a salir bien. El principio fue muy ilusionante.

Tutti Confetti

Contaste con algún tipo de ayuda económica o en formación para empezar a caminar.

Nada, ninguna. Tampoco me lo planteé, tenía claro que me iban a decir que no.

Tú sola realizas los diseños, y también los mueves comercialmente. ¿Te ha resultado difícil trabajar en soledad?

Es duro, muy duro. Además, como vivo a las afueras de Dénia, por momentos me siento muy aislada y sola. En ocasiones, me gustaría tener gente cercana con la que poder comentar, comparar o para preguntarles qué piensan. Por otra parte, reconozco que me cuesta trabajar en equipo, me gusta demasiado las cosas hechas a mi manera.

Sea como sea, Tutti Confetti ha ido creciendo y en estos momentos ha llegando un punto en el que empiezo a necesitar ayuda y estoy formando equipo.

Creas en Dénia para clientes de los 5 continentes, internet ha borrado en tu trabajo las fronteras y el espacio. Así y todo, ¿el diseñar desde la Marina Alta crees que te aporta ventajas o inconvenientes?

Una cosa que me encanta de mi trabajo es que puedo vivir aquí o en cualquier rincón del planeta, da igual mientras tenga internet y un ordenador.

Estoy segura de que crear desde aquí, me ha supuesto algunas dificultades. El vivir en Madrid o Barcelona me habría abierto más posibilidades, puedes conocer más gente de este mundo, ver más exposiciones, estar más al día.  Las agentes con los que llevo ya más de un año están en Barcelona, y sería también más sencillo todo si estuviese cerca de ellas.

Las redes sociales, imprescindibles

¿Qué sería de Tutti Confetti sin las redes sociales?

Sería cero, no sería nada. Hay que tener en cuenta que colgar tu trabajo en una página de internet, no significa que la gente lo vaya a ver. ¿Cómo te encuentran? A través de Facebook, o de bloggers, de amigos de amigos…

He sido muy activa moviendo mis ilustraciones por internet, también haciendo promociones, regalos y sorteos por internet. Era algo que mis seguidores me pedían.

Antes era más activa, pero en los últimos tiempos me muevo por las redes sociales cuando puedo. En realidad, cuando muevo mucho es que tengo poco trabajo, y cuando muevo poco es que estoy liadísima. Sé que no debería ser así, porque las redes sociales exigen regularidad, disciplina. A veces esta situación me crea ansiedad, porque si no renuevo siento que estoy fallando a la gente

Extintor Tutti ConfettiRecibes un buen número de mails al día de tus seguidores y clientes

Sí. Los intento contestar todos, pero, como te decía, ahora, por temporadas, me falta tiempo. Recuerdo al principio, cuando los bloggers me enviaban un mail para comunicarme que habían escrito en su blog sobre Tutti Confetti, me ilusionaba muchísimo. No decía a nada que no, entrevistas, mandar producto…. Siempre dispuesta. Ahora, aunque intento contestar a todos, a veces no llego.

 Mucha de la gente que me escribe, me ha apoyado desde el principio, y ya hablaban de mí cuando nadie me conocía, y esto es algo que quiero agradecerles siempre. Sin la contribución de mis seguidores, esto no hubiera sido imposible.

La gente que te sigue parece que se siente cómplice de Tutti Confetti, se percibe como un proyecto con el que muchos se identifican, tiene el valor añadido de la confianza  y el trato personal.

Sí, eso es chulísimo. Los que me siguen desde el principio y me han visto crecer, se sienten parte de una familia. Se crea un vínculo, incluso con gente que nunca te ha encargado nada, pero sí que se sienten identificados con lo que hago.

Tengo muchos clientes que me han comprado ilustraciones personalizadas o láminas, y que han querido verme cuando han pasado por Dénia. Esto me ha permitido conocer a gente muy interesante con la que en muchos casos tenía mucha afinidad. Creo que al final les gustaban mis dibujos porque son gente muy parecida a mí.

tazas Tutti Confetti¿Qué tipo de clientes se dirigen a ti directamente?

El 90 % de mis clientes son mujeres. Y curiosamente, creo que un buen porcentaje de ellos tienen que ver con el mundo de la publicidad, del marketing o de la comunicación. Esto me choca muchísimo. Supongo que tiene que ver el hecho de que por su trabajo se pasan el día metidos en internet.

Por otra parte creo que las ilustraciones de Tutti Confetti no les gustan a los niños, sino a sus madres y padres, y puede ser que ellos crean que les agradan a sus hijos. De hecho yo no he realizado Tutti Confetti para los niños. Pero bienvenido sea todo.

Curiosamente, en parte he conseguido el apoyo de un público que yo no veía inicialmente como mi público, ya que cuando empecé quería realizar algo muy ácido y crítico, adentrándome incluso en la política y la religión, cosa que no he podido hacer del todo porque la gente que empezó a seguirme, y que me ha lanzando, no iba en esta línea. Esto a veces me fastidia, confío en poder tratar estos temas algún día más intensamente, pero igual con otros personajes, creando otra cosa.

Los diseños de Tutti Confetti ya han sido falsificados, quizás todo un síntoma, en estos tiempos, de su potencial

En varias ocasiones, por ejemplo una empresa chilena en unos bodies para bebés, también una empresa china que hace cojines. Nunca sé muy bien qué hacer frente a esto. A veces, incluso, me he puesto en contacto con ellos, pero nunca he conseguido solucionar nada, más que una disculpa en ocasiones y en otras malas contestaciones, está claro que estos son los “hándicaps” de la globalización.

Lo bueno es que la gente que me sigue, aunque yo no los conozca, me avisa cuando ven mis diseños copiados. Me escriben mandándome la foto del producto para preguntarme si es mío o una copia.

Inspiración y futuro


Piruletas Tutti Confetti¿Qué te inspira a la hora de crear?

De todo. El cine me gusta muchísimo y me funciona muy bien como fuente de inspiración. También la literatura, la prensa, las noticias, sobre todo las injusticias me dan alas porque me dan rabia, y acaban provocándome una reacción.

Con Tutti Confetti intento no meterme en política, pero a veces no lo puedo evitar. Estoy segura que la gente que sigue Tutti Confetti sabe quién soy yo realmente y que es lo que pienso, se ve en el trasfondo de los dibujos y las historias, saben qué quiero y no quiero hablar.

En este aspecto, creo que soy atrevida. En los encargos del blog  Mipetitmadrid, los responsables me mandan el tema para que realice una ilustración. En ocasiones me advierten que el tema puede ser delicado –sexo, ley del aborto, corrupción…-, pero siempre lo acepto, aunque no son los temas habituales de Tutti Confetti, por eso no los publico en mi blog.

Soy una persona muy comprometida, no me da miedo dar la cara y no me asusta mojarme.

¿Qué futuro crees que le espera a Tutti Confetti?

Mira, quedándome como estoy, ya viviría encantada. Pero, y siempre he creído que cuando quieres algo mucho acaba pasando, lo que me gustaría de verdad es vivir de las licencias, y que mis diseños se vieran en tiendas, en libretas, en papelería… Además me gustaría que quedara plasmado en el producto como a mí me gusta.

Lo que deseo es seguir viviendo de Tutti Confetti, sin prostituirlo. No quiero cambiar el estilo porque un cliente lo exige. Me ha pasado con los colores o con los rasgos de los personajes. Lo que me gustaría es poder decir que no a eso.

En definitiva, no pretendo hacerme rica con Tutti Confetti, simplemente aspiro a vivir bien, permitirme hacer algún viaje, tener tiempo libre, cenar por ahí…

Sería fantástico en el futuro vivir exclusivamente del producto licenciado, y que esto me permitiera estar tranquilamente en la playa, tomando una caipiriña. Sinceramente,  aspiro a trabajar poco, ya he trabajado mucho en mi vida (risas).

Podéis conocer más detalles sobre Tutti Confetti en su web o su facebook

Invalid Displayed Gallery

Contenido patrocinado

Pin It on Pinterest

La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.