LA MARINA PLAZA

Reformes La Marina construcción reformas Dénia
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: jueves, 5 diciembre, 2013

Un pantano ‘real’ para regar las huertas

  • Un permiso de Felipe IV en 1653 permitió a La Vila construir un pantano en Relleu para poder abastecer sus campos ante la falta de agua
  • El documento firmado en Aranjuez, cuyo original está guardado en el Archivo del Reino de Valencia, recoge las condiciones de uso que puso el Rey Felipe IV para poder crear la infraestructura
  • La presa no se construyó hasta mitad del siglo XVIII y solo se mantuvo operativa durante 100 años
  • La merced puede consultarse en el archivo municipal tras la digitalización de unos 200 documentos sobre la historia de La Vila y la Marina Baixa

8 de mayo de 1653. El Rey Felipe IV firma de su puño y letra en Aranjuez el documento que permitiría a la villa de Vila Joiosa abastecerse a agua para el regadío al conceder el permiso a la localidad para construir un pantano en Relleu.

La merced concedida llegaba casi 50 años después de iniciar el trámite, y es que la primera solicitud oficial data de 1606. De esa época incluso existe un mapa original en el que ya se proyectó ese pantano en el término municipal de Relleu (localizado a través de PARES http://pares.mcu.es<http://pares.mcu.es/. Archivo de la Corona de Aragón, Signatura: ACA,COLECCIONES,Mapas y Planos,20, Año 1607). Con ese privilegio real, La Vila por fin podría proceder a fabricar una presa que la sacara de los problemas de abastecimiento de agua a las zonas de huerta.

2.mapa_1_Antonelli_1606De hecho, en ese documento inicial, se recoge que el pantano “será bastant pa regar tota la horta que huy es de Vila Joiosa que en faltarli aygua los mes anys los particulars de dita Vila están arruhinats”. Es decir, que dicha infraestructura permitiría que el agua que le faltaba al municipio llegara y evitaría la ruina de los vecinos.

El documento original de este permiso real se encuentra en el Archivo del Reino de Valencia. Pero el trabajo del archivo municipal vilero ha permitido que ahora pueda ser consultado por investigadores, historiadores, estudiantes o usuarios tras la digitalización de unos 200 documentos con cerca de 5.000 páginas sobre la historia del municipio y la comarca.

La merced recoge datos curiosos sobre cómo tenía que ser el uso y mantenimiento del pantano. A pesar de estar en tierras de Relleu, la propiedad era de La Vila Joiosa así como su mantenimiento: “que el agua que sobrevendrá por razón de dicho pantano, no la tome ni la pueda tomar otra personas, sino fueren los naturales y vecinos de dicha villa”.

El Rey Felipe IV marcó también con qué dinero debía construirse la presa: “que a la dicha villa de Villajoyosa se le haga merced del tercio-diezmo que me pertenece, hasta que se desempleñe de lo que gastare en la dicha fabrica”. Así marcaba muy claro quién debía construir el pantano y esa era La Vila, ni Orxeta ni Relleu, a pesar de que se construyó en tierras de este último.

[nggallery id=240]

Con todo lo recogido, desde el municipio de interior se propusieron lo que ahora se conocería como alegaciones a lo estipulado por el monarca. Entre ellas que los vecinos del municipio de la montaña “hayan de ser y sean dueños” de toda la pesca y de toda la caza alrededor del pantano y que nadie pudiera hacerlo sin permiso de la Baronía de Relleu. Además solicitaban poder construir molinos en torno al río que se formara a lo que La Vila replicó diciendo que solo en los terrenos que les pertenecieran al municipio, no en la parte ya vilera. Además piden que se pague un precio justo por las tierras donde se va a construir el pantano.

Los vecinos de Relleu también pidieron al rey que, en el caso de que se dejara de usar, pudieran hacer uso de todo lo que hubiera en él en cuanto a los materiales para destinarlos a construir casas o cualquier tipo de obra y que La Vila perdiera todo lo que había invertido en el pantano, hasta las tierras adquiridas, y que pasara todo a sus señores. Pero el monarca no dio el visto bueno a esta petición.

Sin pantano hasta el siglo XVIII

pantà relleu foto leopoldo soler

Para conseguir ese permiso se nombró en 1650 incluso a un Síndic, Gaspar Vives, quien sería el encargado de llevar a cabo todo el proceso y ejercer la presión a Madrid para poder conseguir la autorización que llegaría 6 años después. La merced de 1656 solo fue el primer paso documental pero no de la obra. La Vila tendría que esperar hasta la segunda mitad del siglo XVIII para que el pantano fuera una realidad, tal y como explica el responsable del Archivo Municipal Albert Alcaraz. Pero las circunstancias hicieron que solo estuviera en uso unos 100 años ya que se colmó de tierra que lo hizo inservible. De aquel pantano ahora solo quedan pruebas gráficas como la de Leopoldo Soler hecha en 1893.

El documento que daba permiso a los vileros para construir aquella presa que les traería el agua tiene, además de valor práctico y jurídico, uno muchos más histórico y sentimental: justo en el momento que era firmado por el monarca “lloraba” en la Iglesia de la Mare de Déu de l’Assumpció de La Vila la imagen de Santa Marta. Ese acto fue descrito como la alegría de la virgen porque el agua ya no iba a faltar al municipio y de él también se conserva una copia del acta en el archivo.

200 documentos en solo un click

Donación Alfonso I (1)La merced concedida por el Rey Felipe IV es solo uno de los tesoros que el archivo municipal de La Vila ha puesto a disposición de investigadores, historiadores o usuarios en un click. El departamento, con la colaboración de la Concejalía de Patrimonio, ha digitalizado unos 200 documentos con 5.000 páginas que recogen varios episodios importantes de la historia del municipio y de la comarca.

Entre ellos también se puede encontrar el documento de la donación que hizo Jaime I a Berenguer Alfonso e hijos de los castillos y villas de Orcheta, Finestrat y Torres en 1270, escrito en gótica cursiva y el más antiguo que existe, y que se encuentra depositado en el Archivo de la Corona de Aragón; o la totalidad del fondo del desaparecido del convento de frailes agustinos de San Pedro y Santa Marta, archivado tras la exclaustración de Mendizábal (1836) en el Histórico Nacional.

recibo de lo que pagaba el abogado Pere Benavent en 1548 a La VilaPara consultarlos se han habilitado dos puntos de acceso electrónico en la sala de investigadores del archivo que dirige Alcaraz. El responsable destacó que esta posibilidad de consultar documentos históricos es “importante” para los investigadores y curioso que pueden acceder desde un solo punto a toda la información sobre el municipio y la Marina Baixa distribuida en varios archivos nacionales.

A ellos se unen los pergaminos de digitalizaciones anteriores como los libros de deliberación del cabildo municipal (1709-1752) y plenos municipales (1862-1941), los libros Corned de gastos (1708-1760) o los grandes pergaminos de los siglos XV y XVI.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.