LA MARINA PLAZA

visauto mercedes denia xàbia javea benissa
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Domingo, 24 Noviembre, 2013

Erizos de Mar. La tragedia de los comunes

  • Historia de una tragedia: un recurso natural común, un patrimonio cultural, desapareció como tal por la sobreexplotación
  • En 1994 aún se podían contabilizar 17 erizos por m2 en Dénia o Xàbia. Seis años después, apenas podían verse unos cuantos ejemplares

 MIGUEL ÁNGEL CIVERA

Es época de erizos. Y creo, que por todo lo que nos han ofrecido se merecen alguna reflexión sobre lo ocurrido con ellos.

Lo que pasó es que se sobreexplotó un recurso. Había una actividad económica basada en la extracción de unos recursos biológicos renovables, los erizos, y se extrajeron mayor número del que sus poblaciones podían soportar.

erizos grande

Venta legal de erizos de Galicia en el Mercat de Dénia.

Y ahí estuvo la tragedia. Se aplicaba la estrategia que primaba lo individual hasta el máximo. Había que extraer todos los erizos que podíamos y de donde podíamos, venderlos de cualquier forma, consumirlos a docenas. Aumentar todo esto, sin límites, en un mundo que es limitado tuvo consecuencias: un recurso natural común, un patrimonio cultural desapareció como tal.

De los 10 e incluso 17 erizos/m2  que se contabilizaron en el año 1994 en ciertas zonas de muestreo en  Dénia y Xàbia, se pasó en apenas seis años, a que a duras penas y con buena voluntad pudieran verse algunos ejemplares. Demasiado en todo caso para los  erizos de mar, que tardan entre 6  y 8 años en tener 40/50 mm. de diámetro, tiempo que garantiza su participación en varios ciclos reproductores y el que sus gónadas alcancen el tamaño suficiente para ser comercializadas.

La regularización incumplida: una ley ignorada

Se cumplía lo descrito en un famoso artículo publicado en la revista Science en 1968, cuyo autor era G. Hardin y titulado La tragedia de los comunes. Los comunes eran los pastos y quienes actuaban en ellos los granjeros, que podían llevar a sus animales a pastar libremente. Lo que querían era obtener el máximo beneficio usando un mismo y común pasto. A más vacas, más beneficio individual hasta que lo común no pudo soportarlo y el pasto, como recurso, se degradó y no hubo ni vacas, ni granjeros, ni leche,…

erizos 1

Hardin propuso soluciones: privatizar los pastos o que los poderes públicos intervinieran creando regulaciones que impidieran su sobreexplotación. Lo malo fue que en el caso del erizo las normas, aunque incompletas, existían. Se necesitaban permisos para la extracción, se debía subastar el producto en Lonja, existía una prohibición de venta ambulante de productos alimentarios sin control sanitario y se debía declarar la actividad. La ley existía, pero se ignoraba.erizos 2

Quizá de haber cumplido las normas o de haber sido capaces de aplicar los criterios definidos por la única Premio Nobel de Economía, E. Ostrom, en su obra El gobierno de los bienes comunes, los erizos serían todavía un recurso en la comarca. Para evitar la tragedia, Ostrom recomienda alianzas, complicidades y compromisos en la gestión de lo común. Casi nada.

Efectos en el ecosistema: 18 años sin erizos son demasiados

Pero esta tragedia tiene otros aspectos más importantes que no conviene olvidar, los que se derivan de aceptar que toda especie forma parte de un ecosistema. Y los erizos de mar son una especie “clave” en la dinámica de poblaciones de las algas. Como herbívoros selectivos que son, limitan la cantidad y crecimiento de aquellas especies de las que se alimenta y permite el crecimiento de las demás. Más de 18 años, es demasiado tiempo sin erizos y más que suficiente para notar los cambios habidos en su hábitat.erizos 3

Nunca es tarde.

Etiquetas: , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.

Pin It on Pinterest