LA MARINA PLAZA

Feslalí Alcalalí en Flor
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: miércoles, 25 septiembre, 2013

Siguiendo la ruta de los atajadores desde Benidorm a l’Albir

  • Las Concejalías de Patrimonio Histórico y Cultura de ambos Ayuntamientos organizan dos visitas guiadas por las rutas del parque Natural de Serra Gelada
  • La primera ruta, de dificultad media-alta, sigue el camino que recorrían a diario los atajadores entre las dos torres de vigilancia de la sierra, que son las protagonistas de la segunda
  • Benidorm organiza otras dos rutas por las vías pecuarias de La Colada y El Camposanto

torre caletesLos atajadores fueron figuras clave en la defensa de la costa de la Marina Baixa, al igual que en el resto del litoral levantino. Cada día debían cubrir la distancia que separaba las dos torres de vigía de Serra Gelada para cerciorarse de que piratas y corsarios no hubieran tocado tierra. Ahora las Concejalías de Patrimonio Histórico de Benidorm y de Patrimonio Cultural de l’Alfàs, en colaboración con el Parque Natural, proponen recorrer la ruta que estos atajadores seguían a diario para comprobar que las calas de la Serra Gelada estuvieran libres de embarcaciones invasoras.

ruta_amarill2Una ruta, la ‘Dels Atalladors de les Penyes de l’Albir’, que no es nada sencilla y que discurre en paralelo a la cresta de Serra Gelada. De ahí que esta visita guiada, programada para el 20 de octubre, sólo sea apta para aquellas personas que tengan un cierto bagaje senderista. Esta ruta partirá de la Cruz de Benidorm y llegará hasta el Faro de l’Albir. Por el camino, los participantes se toparán con la Casa del Seguro, una pequeña construcción que permitía a los vigías y atajadores guarecerse de las inclemencias y que ahora Benidorm quiere recuperar.

La arqueóloga de l’Alfàs, Carolina Frías, ha explicado que recorrer esta ruta permitirá a los participantes conocer el sistema defensivo de la Serra Gelada y entender porqué hubo que construir dos torres de vigilancia en cada extremo de la sierra y porqué había que cubrir a diario la distancia entre ambas. Y es que entre la Bombarda de l’Albir y Les Caletes de Benidorm no hay comunicación visual.

Justamente ambas torres de vigilancia, declaradas Bien de Interés Cultural (BIC),  son las protagonistas de la segunda ruta, marcada para el 24 de noviembre y apta para todos los públicos. La Bombarda está situada al norte de la Serra Gelada y data del siglo XIV; mientras que la de Les Caletes se construyó dos siglos después para completar el sistema defensivo del litoral.

torre bombarda 2Las ediles de Benidorm y l’Alfàs, Eva Mayor y Rocío Guijarro, han destacado que con estas rutas y visitas guiadas se quiere poner en valor el patrimonio compartido por ambas localidades y que excede el ámbito de cada término municipal.

Los interesados en inscribirse en estas rutas deberán ponerse en contacto con las Concejalías de Patrimonio de Benidorm o l’Alfàs, ya que las plazas son limitadas -30 para la primera y 50 para la segunda-, distribuidas de forma equitativa entre ambos municipios. El coste de ambas rutas, que incluyen transporte desde la Casa de Cultura de l’Alfàs y el Rincón de Loix, será de 3 euros.

Rutas por las vías pecuarias de Benidorm

El entramado actual de Benidorm, poblado de rascacielos, hace en ocasiones complicado recordar que la ciudad fue hasta hace unas décadas una pequeña localidad que vivía de la agricultura y del mar. Aunque en menor medida que en otros puntos de la comarca, en Benidorm también había una actividad trashumante, que requería de unas vías pecuarias por las que pudiera circular el ganado. Aunque parezca increíble, Benidorm tiene catalogadas hasta once vías pecuarias, aunque muchas de ellas -pese a ser  inalienables, imprescriptibles e inembargables- han sucumbido en algunos tramos al desarrollo de la ciudad.

Ahora la Concejalía de Patrimonio Histórico quiere mostrar algunas de las vías pecuarias que hay en el término municipal y, de paso, “reivindicar que subsistan”, en palabras del responsable del departamento, Antonio Couto. Para ello, se han diseñado dos rutas. La primera, la de La Colada, será el 6 de octubre,  y en el trayecto se podrán observar algunas muestras de los sistemas antiguos de regadío e incluso un molino de cal. En la segunda, la del Camposanto, habrá oportunidad de descubrir algunos de los panteones más impresionantes y conocer algunas curiosidades que encierra el cementerio Virgen del Sufragio. Será el 15 de diciembre.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.