Visauto Mercedes
Publicado: Sábado, 17 agosto, 2013

Los rastros y mercadillos de La Marina, cita obligada en vacaciones… y después de ellas

Los rastros ya no son simples mercado en los que se puede comprar desde sellos, ropa o antigüedades. Se han convertido en un atractivo turístico y una cita obligada en época estival. Muchos de ellos tienen años de historia y surgieron de la manera más inesperada para convertirse en auténticas extensiones de puestos en los que se vende cualquier artilugio. LA MARINA PLAZA hace una selección para poder disfrutar de ellos este verano.

La Marina Alta cuenta con algunos destacados a lo largo de la semana. Desde el de Xaló, donde llegan incluso autobuses de visitantes hasta de Benidorm, al de Dénia, Pedreguer, Xàbia o El Verger. En la Marina Baixa, el de La Nucia o Polop son lugares ya consagrados e históricos. En el caso de El Cisne de Benidorm se podría decir que existe incluso una cultura de ocio alrededor del rastro en el que los fines de semana se dan citas cientos de visitantes. El rastro benidormense es un caso especial ya que no es una muestra al uso sino una auténtica pequeña ciudad donde se une artesanía, arte, antigüedades o cualquier cosa que se pueda imaginar.

1. RASTRO DE XALÓ

rastro xaloEs, sin duda, el rastro de la Marina Alta, con muchos años ya de existencia y que recibe un gran número de visitantes cada sábado. Además, tiene una peculiaridad que le hace también único: se celebra justo al lado de la Cooperativa de la Mare de Déu Pobra, lo que hace que muchos aprovechen el viaje para, además de visitar el rastro, provisionarse de vino o aceite. De hecho, no sólo vecinos de la Marina Alta acuden al rastro de Xaló, sino que es frecuente ver la llegada de autobuses de touroperadores que tienen alojados a sus turistas en hoteles de Benidorm. Eso hace que, además, sea el rastro más internacional de la comarca.

El rastro de Xaló es una gran oportunidad para los amantes de las antigüedades, así como para los coleccionistas de sellos, monedas o billetes, pues son bastantes las paradas especializadas en estas materias.

 2. MERCADILLO Y RASTRO DE DÉNIA

mercadillo denia 2En Dénia tienen lugar dos de los principales mercados callejeros de la Marina Alta, cada uno con sus propias características. Son el mercadillo de lunes y el rastro de los viernes. Ambos se realizan durante todo el año.

El mercadillo de los lunes es el más grande de los que se celebran en la comarca, y tiene como nota característica la gran afluencia de público que lo visita, ya que no sólo vecinos de Dénia acuden allí a comprar, sino también de otras poblaciones próximas. Se celebra durante toda la mañana en la explanada de Torrecremada, en la periferia de la ciudad, y allí se ofrecen todo tipo de artículos, tanto de ropa como de alimentación o utensilios para la casa.

Menos concurrido es mercado de los viernes. En este caso, se trata de un rastro en toda regla, en el que lo que se ofrece son artículos usados y antigüedades. Tradicionalmente también se había realizado en Torrecremada, pero desde hace dos años se ha desplazado al centro de la ciudad, en la calle La Via. No obstante, durante el verano regresa a Torrecremada para entorpecer menos el tráfico en el casco urbano.

 3. RASTRO DE PEDREGUER

rastro pedreguerUbicado entre las calles del polígono industrial de les Galgues, el rastro de Pedreguer se ha asentado también en los últimos años como uno de los principales de la comarca de la Marina Alta. Se monta cada domingo y son muchos los vecinos de distintas poblaciones que se acercan hasta él. De hecho, es aconsejable acudir a una hora temprana para poder encontrar una plaza de aparcamiento que no obligue a caminar unos minutos hasta allí. Es un mercado callejero en el que además de paradas de rastro se instalan también puestos de venta de alimentación, ropa, música y otros.

4. RASTRO DEL VERGER

rastro el verger 2Es un rastro quilométrico que se reparte cada domingo en paralelo a la carretera de salida de El Verger hacia el norte. En él se pueden encontrar todo tipo de artículos, por lo que pese a su nombre es más un gran mercadillo en el que se pueden adquirir también productos de la huerta o prendas de ropa, además de los puestos más propios de un rastro, en los que se venden artículos usados.

5. MERCADILLO DE XABIA

mercadillo xabiaEl principal mercado de puestos ambulantes que se celebra en Xàbia es el de los jueves, que reúne a unos 130 puestos en la plaza de la Constitució. Allí se puede encontrar todo tipo de artículos, de textil y confección, zapatos, bolsas y marroquinería, mercería, perfumería, ferretería, artículos de limpieza y especiería, vidrio, artículos de regalo, decoración, frutas y verduras, salazones y encurtidos, huevos, charcutería y conservas, …

6. EL RASTRO EL CISNE EN BENIDORM

el cisneA los pies de la antigua carretera nacional 332 y junto a la Ermita de Sanç, uno de los rincones más emblemáticos de la Huerta de Benidorm, se encuentra desde hace casi dos décadas el Rastro El Cisne, que funciona los jueves, sábados y domingos entre las 07.00 y las 15.00 horas. El recinto cuenta con alrededor de 80 puestos, en los que se puede encontrar desde ropa de segunda mano y prendas procedentes de restos de tiendas, a objetos vintage y de decoración, piezas de coleccionista, utensilios de bricolaje, bisutería, especias o pequeños electrodomésticos usados.

Estos 80 puestos se combinan con una tienda de antigüedades de 1.000 metros cuadrados -abierta todos los días en horario comercial y que dispone de piezas de más categoría y sección de vinilos-, varias cafeterías con capacidad para más de 700 personas, barbacoa, paradas de comida holandesa, música en vivo y espectáculo de flamenco.

Estas características, sumadas a sus dos aparcamientos con capacidad para 500 coches, han convertido a El Cisne no sólo en un espacio de referencia, sino también en punto de encuentro para los amantes de los mercadillos de segunda mano y antigüedades y para los coleccionistas que buscan aderezar su día de rastro con un aperitivo, una charla entre amigos, una buena comida o una jornada de ocio. Incluso es habitual que recalen aquí personas que ya han recorrido previamente otros rastros de la zona.

Funciona todo el año y durante la temporada alta llegan a pasar por El Cisne hasta 3.000 personas diarias. Los días que hay rastro el autobús urbano que conecta Benidorm con l’Alfàs del Pi llega repleto de personas que tienen como destino final El Cisne. Además, el visitante siempre a gusto en sus instalaciones, con independencia de la época del año. Y es que en verano el calor se mitiga gracias a las zonas de sombra y al sistema de aspersores, mientras que los rigores del invierno se mitigan con ocho estufas de leña repartidas por el recinto.

Buena parte de su clientela es de origen británico y holandés. De ahí que El Cisne haga un guiño a ambos organizando dos fiestas anuales. Una con motivo del Día de Holanda -el 1 de mayo- y otra para celebrar San Patricio, el 17 de marzo.

7. EL RASTRO DE LA NUCIA

rastro la nuciaEn 1982, Jorge Beer tuvo la idea de montar un Rastro junto a su negocio de Karts. El día elegido fue los domingos y la intención era atraer más gente a ese bar situado a las afueras del casco urbano, junto al actual polígono industrial. Así nace el mercadillo de La Nucia, de manos de este ciudadano sueco, de manera improvisada y con un permiso provisional en aquel momento. Ni siquiera el propietario pensó que con el paso de los años su idea se convertiría en uno de los atractivos turísticos de la comarca que recibe más visitantes.

Con la aparición de algunos problemas legales se pensó que la recaudación pasara a manos de los mayorales de las fiestas de Agosto, con lo que los problemas desaparecían al no ser un mercado privado. Así, todos los domingos, los mayorales de la peña que organizaban las fiestas de ese año iban al rastro a controlarlo, a cobrar la cuota a los puestos, para sacar dinero para las fiestas.

En 1990 el fundador del rastro Jorge Beer vendió su bar, con lo que el Ayuntamiento dejó de tener la obligación de hacer el rastro a las afueras del pueblo y, se plantea trasladarlo a la avenida Porvilla. Con los años los mayorales empezaban a cansarse de gestionar el rastro y al haber ya un número de puestos considerable, casi 400, el ayuntamiento pasa a gestionarlo directamente.

Así, el rastro de La Nucia se ha convertido en un atractivo perfecto para domingueros, curiosos y extranjeros que visitan los más de 700 puestos que se extienden durante más de 2 kilómetros. A él incluso llegan autobuses desde cualquier punto de la comarca incluso de la provincia. En ellos se puede encontrar de todo. Cualquier cosa que se busque puede estar escondida entre los miles de artículos que se venden cada domingo. El pasado año, la muestra recuperó sus orígenes volviendo a su antigua ubicación en el polígono industrial del municipio.

8. EL RASTRO DE POLOP

polopEl rastro se sitúa en el Polígono Industrial Plà de Polop. En él se pueden encontrar unos 400 puestos en los que cualquier cosa que pase por la mente del comprador puede ser localizada. Los vendedores ofrecen a los miles de visitantes de todo: desde artesanía y productos elaborados a mano hasta antigüedades u objetos curiosos.

Los comerciantes que forman parte de este mercado, con unos diez años de historia, ofrecen todo tipo de utensilios de primera, segunda o tercera mano a muy buenos precios e, incluso, si se tiene buen ojo, se pueden conseguir gangas por pocos euros. Es el lugar de venta de aquellas cosas que alguien desechó y que a otra persona le serán útiles. A todo ello se une la venta de productos frescos casi llegados desde el campo.

El de Polop, como le ocurre al de La Nucia, se ha convertido en una auténtica atracción turística, aunque quizá el primero responde mejor a la denominación de rastro. Los domingos, cuando se celebra de 8.00 a 14.00 horas, cientos de coches llenan los alrededores. Pero además, se organizan excursiones en autobús desde Benidorm, Altea u otros municipios de alrededor o de la provincia e incluso de fuera de ella.

Pasar un domingo en cualquiera de estos dos rastros, que en los últimos tiempos prácticamente comparten calle, es toda una excursión para familias y grupos de amigos de vacaciones. Pero en invierno, la cosa no cambia. La afluencia de visitantes es casi la misma.

9. MERCADILLO DEL ALBIR, FINESTRAT o LA CALA DE LA VILA

El Albir tiene su propio mercadillo todos los domingos por la mañana junto al Bulevard de los Músicos. En este pequeño rastro más a modo de mercado hay casi de todo: alimentación, decoración, zapatería, moda, ferretería… Se instala desde primeras horas de la mañana de cada domingo en la explanada del Aparcamiento Municipal y hasta primera hora de la tarde.

Como él, y más a modo mercado, se localizan en la Cala de Finestrat y la Cala de La Vila dos mercadillos más. El primero de ellos se celebra los viernes por la mañana y cambió su ubicación desde primera línea de playa a la zona del polígono industrial en la carretera que sube al casco antiguo. El mercado vilero se celebra los martes y sábados por la mañana en la zona de playa.

Publicidad
Balearia
Hotel La Posada del Mar. Dénia
Hidraqua
Visauto Mercedes
Aluvent. Aluminios Dénia
Arquitectura i gestió d'obra. Espai Gestiona
La Marina Plaza
Onda Benidorm
Fantasy World. Regalos Dénia
Restaurante Hotel Noguera
vino Les freses
Restaurante El Marino
Suministros Hoteleros Benissa
Restaurante Primera Línea Beach Bar